Corto Maltés: Las Etiópicas

Etiopicas de Hugo Pratt

Tan culto es el cómic de Hugo Pratt que poco aportará a quien no tenga un buen bagaje de referencias del contexto en que se desarrollan los hechos. El sustrato salgaresco -y tal vez aún más la motivación- faltan al lector medio de la era del manga para emprender la navegación en compañía de Corto. La ligazón simbólica y la familiaridad cultural se han roto tal vez para siempre, salvo para los cultivadores iniciados. Y Corto queda en el panteón de los grandes iconos clásicos del siglo XX, en cuya inauguración histórica se desenvuelven precisamente sus acciones.

Y por si fuera poca dificultad para el no avisado, ojo a la irrespetuosa edición de Norma Editorial (ISBN 978-84-9814-758-2, D.L. B-22599-2006) donde leemos Humberto (sic, con hache) Eco, y donde también aprendemos que los italianos fueron derrotados por los abisinios ¡en la mismísima Padua! y no en Adua (página 67). Me quedo con la duda de la traducción “sacerdotes” por clérigos islámicos (página 26), cuando un militar otomano se refiere a un muecín . Es decir no sé si será una errata del traductor o un error original del propio Pratt, lo que me extrañaría mucho a decir verdad: “sacerdoti” por “preti”. Que yo sepa, sacerdote es quien oficia sacrificios. Es un error cultural tremendo creer o hacer creer la existencia del sacerdocio propiamente dicho en el islam. Cosa que por cierto ya practicó Javier Reverte en Los caminos perdidos de África, en concreto en su recocinada descripción de la revuelta del Mahdi, que es un ejemplo arquetípico de mala divulgación.

El evocador título del volumen de Pratt puede llevar a engaño, ya que los relatos no se ciñen a Etiopía propiamente dicha, sino que se desarrollan en varias localizaciones del área del Mar Rojo y del Índico africano. Bueno, si os va el rollo de Corto disfrutareis con Las Etiópicas una vez más. Si no, podeis introduciros antes un poco con algún buen manual de Historia contemporánea que explique la Primera Guerra Mundial en Oriente Medio y Africa, con pelis como Lawrence de Arabia o La Reina de África, y no olvideis que “dancalos” tiene que ver con Danakil…

2 respuestas a Corto Maltés: Las Etiópicas

  1. […] otras ocasiones ya se comentaron aquí trabajos de Hugo Pratt: Las Etiópicas y Los Escorpiones del Desierto. El deseo de ser inútil reproduce de manera impecable muchas […]

  2. […] Hugo Pratt fue un gran lector; entre sus escritores favoritos se encuentran: Jorge Luis Borges, Joseph Conrad, Fenimore Cooper, Herman Melville o Jack London y Rimbaud, quien como él pasó una temporada en Etiopía. En 1991 la editorial independiente Gallo Nero le encargó diez acuarelas para ilustrar el libro del poeta francés “Cartas de África” ( también conocidas como cartas de Abisinia). La segunda de las aventuras de “Las etiópicas” se abre con los versos de Rimbaud y no son los únicos en el libro (Bradt, el oficial de la armada británica que los lee, comenta en voz alta maravillado: “francés maldito, pero gran poeta”). También hay una alusión a Kipling (al que Corto denomina escritor para los imperialistas). Sin duda muchas referencias literarias en las aventuras de Corto Maltés, lo que lo puede convertir en un personaje no apto para todos los públicos. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: