Exposición de fotografías de Castro Prieto sobre Etiopía en el Teatro Fernán Gómez (Madrid)

Por muchas fotos de Etiopía que hayamos visto, no dejará de impresionarnos esta estupenda exposición del fotógrafo Juan Manuel Castro Prieto. Las fotografías son de una calidad soberbia y el trabajo viajero que uno imagina detrás de todo esto es tremendo. Poco Addis, escasas tomas de los centros turísticos clásicos y sin embargo mucho, muchísimo andurrial de acceso trabajoso e incómodo. Mirada serena y respetuosa con los seres humanos, que son el motivo predominante de la muestra. Aún así, el impacto es inevitable: primitivismo indefenso y frágil ante la modernidad arrasadora, niños alborozados enarbolando un retrato de Osama Bin Laden, prostitución sórdida, riesgos y precariedad extrema…

Se echa de menos, eso sí, una mínima introducción geográfica y cultural -tal vez acompañada de un mapa con las zonas visitadas por el autor- para que el visitante se sitúe en el contexto.

En cuanto al texto del tríptico gratuito sobre la exposición, firmado por Alejandro Castellote, contiene una simplificación abusiva sobre la realidad actual del país: [Etiopía] “en la actualidad es una democracia que lidia con las periódicas incursiones de las guerrillas, las hambrunas provocadas por las sequías y las secuelas de la guerra con Eritrea”.

No dudo de los avances del actual régimen etíope sobre los anteriores. Ganado nos llevan el no haber vuelto a la monarquía, desde luego. Pero basta consultar a Amnistía Internacional o simplemente la BBC para tomar contacto con las innumerables denuncias sobre falta de respeto a los derechos de las personas, dudosos procesos electorales, violencia de las fuerzas militares sobre poblaciones civiles indefensas, etc. En la actualidad son numerosísimos los detenidos políticos, incluyendo el encarcelamiento de prominentes figuras de la oposición al gobierno. La expresión “periódicas incursiones de las guerrillas” hace pensar en conatos de invasión exterior, cuando lo cierto es que los movimientos insurgentes más destacados son internos a las actuales fronteras de la República: los de Oromia y del Ogadén somalí-etíope, que se resisten a un Estado que se reclama federal en su Constitución pero sigue siendo básicamente abisiniocéntrico. Es cierto que las “hambrunas” se deben a menudo a las sequías pero nada se dice de las enormes y crecientes desigualdades sociales. En cuanto a las “secuelas de la guerra con Eritrea”, ciertamente tardarán en cicatrizar -si es que el conflicto no se volviera a encender-. Pero mucho más recientes están las de la implicación en el conflicto de Somalia, al que el gobierno de Meles Zenawi fue empujado por la anterior administración norteamericana en su “guerra contra el terror”: muertes de soldados etíopes, sufrimiento de la población somalí dentro de Etiopía, desvío de recursos hacia el gasto militar.

De lo que podemos estar seguros es de que la breve referencia del Sr. Castellote a la situación actual de Etiopía no chocará con lo que propugna el partido que gobierna el Ayuntamiento que ha programado la exposición. C’est la vie! Pero que a nadie se le ocurra dejar de ir a admirarla por este pequeño detalle “divulgativo”: sería peor y estaríamos ahondando aún más la brecha…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: