La vergüenza – la película

la-verguenza-POSTER

Tenemos aquí un ejemplo de cine de tesis a bajo coste (¿crisis obliga?), y se nota: el desarrollo del guión está concentrado en el transcurso de un solo día y prácticamente en el espacio de un par de pisos madrileños. Esto da a la peli un nivel de intensidad dramática bastante alto, pero la sensación final es que el “acabado” general es regularcillo.

La Vergüenza se centra en una pareja de pijoprogres arquetípicos cuyas posiciones sociopolíticas aparentemente abiertas y su nivel cultural (“consumal”, más bien…) a duras penas ocultan la carencia real de la abnegación  física y estabilidad emocional imprescindibles para afrontar la acogida y/o adopción de un niño mayorcito con necesidades especiales. El personaje de Pepe, el candidato a padre, es interpretado por Alberto San Juan a nuestro juicio de manera irregular. El resto de los actores mantienen el tipo bastante bien, destacando en nuestra opinión  Marta Aledo, que borda con mucho mérito a la trabajadora social que supervisa a la pareja.

Hemos dicho tesis, pero ¿qué tesis? Por una parte el film pone el dedo en la llaga sobre el problema de las adopciones/acogimientos frustrados, de las llamadas “devoluciones” (cuando en realidad se trata de abandonos). Esto interesará  a quienes piensan que se dan certificados de idoneidad como si fueran churros, y a quienes se preocupan por las inquietantes cifras de “devoluciones”. Pero la cosa va más allá, y pensamos que éste es tal vez el gran mérito de la peli: hay en esta historia aparentemente aislada y doméstica toda una carga de profundidad sobre el binomio inmigración/adopción internacional tal y como están actualmente enfocados y “estandarizados” en nuestra sociedad. Una fórmula virtualmente explosiva desde el punto de vista de la ética social en los micro y macrocosmos sociopolíticos, que en la película encuentra su expresión más abierta en el contrapunto entre el exabrupto de Pepe -“¡la peruana nos roba!”- y el texto de la canción en la secuencia final, que alude claramente a vender los hijos para poder sobrevivir.

Por desgracia, La Vergüenza ha tenido una acogida de público similar a la de otras muchas pelis españolas de su perfil, o sea baja. Se ha producido sin embargo un fenómeno curioso. Su director David Planell presentó el trabajo como “de problemas de pareja” dando a entender que la historia de la acogida del chaval/hijo era tan solo un pretexto argumental. Es probable que esto tuviera el sentido de intentar arañar un público más amplio. Pero lo cierto es que la peli es “muy de adopción”, y lógicamente esto se ha reflejado en un gran interés por ella en los ambientes de adoptantes. Estamos seguros de que esto ha sorprendido al propio Planell, y en cierto sentido nos alegramos por ello, sin dejar de desearle a él y a su equipo un éxito aún mayor. No hay mucho cine español de adopción, y menos una peli que relacione con tanta sagacidad a ésta con la inmigración, que es la “otra” perspectiva de la obra. Esto demuestra que con bajo coste se puede crear de manera oportuna y contundente.

Podeis visitar la página de la peli en:

http://www.laverguenza.com/

Una respuesta a La vergüenza – la película

  1. […] propósito de adopción? ¿Con qué obra de ficción podría compararse La otra madre? Tal vez con La vergüenza, porque uno de los aspectos comunes explorados extensiva e intensivamente son los límites de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: