El Emperador, de Ryszard Kapuściński

Emperador [Haile Selassie]

Felizmente al fin nos podemos dar el gustazo de recomendar del todo, de cabo a rabo, un libro estupendo sin peros que valgan. Confieso que tenía cierta prevención ante este autor que se ha convertido en un “must” de visita obligada en los últimos tiempos. El Emperador ha terminado con estos recelos, y ahora me pasa lo contrario: estoy deseando leer algo más de Kapuściński y sin embargo me da miedo que no me guste tanto como esta primera cata.

El libro está construido sobre la base de testimonios personales de antiguos cortesanos palaciegos del ras Tafari Makkonen en la larga época en que éste gobernó Etiopía con el nombre de Haile Selassie. El autor recoge y ensambla estos testimonios en un brillante ejercicio literario que mantiene la tensión del lector a ritmo de thriller sin el menor atisbo de frivolidad, pues se puede afirmar que la obra es ya una extraordinaria contribución a la historia de las mentalidades.

El emperador se nos aparece como un ser teatral impasible, sostenido por una legitimación sobrenatural teocrática (la pretendida estirpe de Salomón y Makeda) formulada y difundida por la iglesia ortodoxa nacional. Su figura preside la desgracia incomensurable de la población -el hambre pura y dura, fundamentalmente- con un divino fatalismo medieval más que desde una posición de “banalidad del mal”, en el sentido contemporáneo -arendtiano- del término. De hecho, el hambre se erige en mecanismo implacable y “natural” de marasmización del pueblo, y la negación permanente de la dignidad humana ofrece ejemplos terribles y espeluznantes, como la práctica de dejar los cadáveres de los combatientes humildes como pasto de las hienas en Eritrea.

El desarrollismo y la modernización, tan de moda entre las élites de los países tercermundistas de la segunda postguerra mundial, fueron otro “hobby” de salón más para Haile Selassie, y les consagraba una dedicación personal paralela a la que invertía en sus animales de jardín, su colección de coches de lujo y sus viajes al extranjero a todo trapo.

Pero las confesiones obtenidas por Kapuściński nos van acercando al desenlace final de este siniestro y delirante decorado. En los años 60 la primera generación posterior a la Segunda Guerra Mundial entra en liza, incluso en los alrededores del poder. Se aleja la imagen acuñada en los años 40 de un emperador “resistente”  frente a la agresión fascista y paladín de la regeneración panafricanista. La tensión se agudiza entre el manifiesto despotismo del régimen y las tendencias de toma de conciencia social en los países subdesarrollados, crecientes también en Etiopía entre los estudiantes, los militares y las escasas clases medias algo ilustradas.

Pero no adelantemos más. Además el lector debe abandonarse al ritmo pausado de la narración para captar el espíritu de la época y del lugar. Una traducción solvente y un formato digno y manejable de la Editorial Anagrama le ayudarán. Para las ilustraciones ya está internet, la gran prosa de Kapuściński en papel y con la calma que se merece, porfa…

4 respuestas a El Emperador, de Ryszard Kapuściński

  1. Rebecca dice:

    Kapuscinski es decir sabiduria africana.

  2. […] ensayo. Así aquella travesía angustiosa, contemporánea del derrumbe esperpéntico descrito por Kapuscinski, solo nos deja un destello de realidad, vagas sombras de duermevela perdidas en la vorágine de la […]

  3. […] en una Addis Abeba aún muy reconocible, que hará las delicias de los lectores complacidos de El emperador o de Rastros de sándalo. Asímismo es muy probable que guste a médicos, cirujanos y demás […]

  4. […] Abeba aún muy reconocible, que hará las delicias de los lectores complacidos de El emperador o de Rastros de sándalo. Asímismo es muy probable que guste a médicos, cirujanos y demás […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: